Echeveria elegans

Echeveria Elegans o Rosa de Alabastro

Las Echeveria Elegans son plantas suculentas originarias de los desiertos y zonas más áridas de México.

Esta Echeveria es una de las especies más fácilmente reconocibles ya que crece formando preciosas rosetas de hojas sin tallo, que alcanza hasta los 10 centímetros de diámetro.

Roseta-Echeveria-elegans

Como veremos a continuación, la roseta funciona muy bien en interiores cuando se le da suficiente luz.

La Echeveria Elegans o Rosa de Alabastro, también es conocida por múltiples nombres:

  • Bola de nieve mexicana.
  • Joya mexicana.
  • Rosa blanca mexicana.

Cuidados de la Echeveria Elegans

Riego: Es una planta muy resistente a la sequía que tiene las necesidades típicas de riego para una planta suculenta.

Como ves son algo sensibles a la humedad, ya que su sistema radicular no está capacitado para absorber mucha agua, ni siquiera para estar en contacto con ella durante demasiado tiempo.

Por este motivo, es importante comprobar la humedad de la tierra antes de regar, ya que hay que dejar que la tierra se seque por completo entre un riego y otro.

Plantas-crasas-echeveria

Ubicación: La Echeveria Elegans no es muy resistente al frío, por lo que si vives en una zona fría, es mejor plantar esta suculenta en un recipiente que se pueda llevar al interior. L

Le va bien en sol total o parcial, aunque deberás acostumbrarla poco a poco para evitar quemaduras.

Plántala en un área del jardín donde pueda recibir al menos 6 horas de sol al día. Si la plantas en el interior, colócala en una habitación que reciba mucha luz solar, como cerca de una ventana orientada al sur.

Fertilizantes: Podrás abonar desde principios de primavera hasta finales de verano siempre con abonos específicos para cactus y otras suculentas.

Cómo propagar la Echeveria Elegans

La forma más sencilla de propagar una Echeveria es a partir de esquejes de hojas:

Primero tendrás que elegir hojas sanas: hojas llenas y regordetas, de color uniforme sin decoloraciones, manchas o marcas. No uses hojas dañadas, rasgadas, rotas o deformadas. Retire con cuidado las hojas del tallo.

Separa suavemente las hojas del tallo con el pulgar y el índice hacia adelante y hacia atrás hasta que se desprenda toda la hoja. Normalmente se desprenden fácilmente.

Ten en cuenta que si la base de la hoja no se desprende, o si la hoja se daña, no sobrevivirá.

Coloca las hojas en algún lugar seco y alejado de luz del sol durante uno o dos días para que se sequen. Asegúrate que las hojas estén secas y callosas antes de colocarlas en tierra para macetas o pueden pudrirse y morir.

A continuación, deja las hojas planas sobre una cama de tierra para macetas adecuada en lugar de pegarlas en la tierra. Este es el método que utilicé. Deja espacio suficiente entre las hojas para permitir el crecimiento de nuevas plantas.

Es importante mantener las hojas alejadas de la luz solar directa mientras esperas que los esquejes de las hojas se arraiguen, ya que en caso contrario, se marchitarán.

Rocía las hojas con una botella de spray cada pocos días o diariamente si el clima en el que vives es seco. Si vives en un clima más húmedo y el suelo permanece húmedo, rocía cada pocos días o hasta que el suelo se sienta seco.

Las raíces comenzarán a crecer, después de aproximadamente cuatro semanas.

Puedes cubrir las raíces en crecimiento expuestas con una capa delgada de tierra para evitar que se sequen. Continúa rociando el suelo cada pocos días o cuando esté seco.

Después de unas cuatro semanas o más, por fin emergerá una nueva planta con sus propias hojas donde crecen las raíces. Esto puede variar desde unas pocas semanas hasta algunos meses.

La hoja que utilizaste inicialmente para propagar la planta, comenzará a marchitarse por sí sola.

Puedes optar por girar suavemente la hoja o esperar a que se caiga por sí sola. Al retirar la hoja madre, ten cuidado de no dañar las raíces jóvenes.

Transplanta la nueva planta. Cuando la planta bebé se hace más grande y la hoja madre se marchita. Es hora de trasplantar la planta suculenta en su propia maceta. Si la hoja madre marchita todavía está unida a la nueva planta, sácala suavemente.

Transplanta la planta bebé en su propia maceta usando una mezcla adecuada para macetas. Utiliza preferiblemente una mezcla de cactus y perlita.

Protege las nuevas plantas de la luz solar directa, ya que aún son delicadas en esta etapa y no podrán tolerar el sol directo.

Los esquejes suculentos necesitan un poco más de agua que las plantas maduras hasta que establezcan raíces. Puedes rociar el suelo o regar ligeramente el suelo cada pocos días o siempre que el suelo se sienta seco.

Una vez que la planta esté más establecida, riega como lo harías normalmente, dejando que la tierra se seque entre riegos.

Como-propagar-Echeveria-Elegans

Cómo trasplantar una Rosa de Alabastro

Realiza el transplante de la planta, preferiblemente durante la estación cálida.

Para transplantar una suculenta, asegúrate que el suelo esté seco antes, a continuación, suavemente quitar el contenedor o maceta.

Elimina la tierra vieja de las raíces, asegurándote de eliminar las raíces podridas o muertas en el proceso.

Coloca la planta en su nueva maceta y rellene con tierra de macetas.

Deja la planta seca durante una semana aproximadamente, y a partir de este momento, comienza a regar ligeramente para reducir el riesgo de pudrición de la raíz.

Galería de imágenes de la preciosa suculenta Echeveria Elegans

A continuación te mostramos las fotografías más bonitas que hemos encontrado de esta planta.

Otras entradas relacionadas

error: Contenido con copyright.